Blog

Black Mirror

Han visto la serie de Netflix Black Mirror?

Esa serie que habla (intentaré no spoilear a nadie con esto) sobre los futuros distópicos y los alcances (casi nunca buenos) del desarrollo excesivo de la tecnología?

Bueno, eso es sobre lo que más me gusta escribir. No solo escribir, también pensar frecuentemente. Que pasaría si, en un futuro no muy lejano, reemplazaran a la enfermera o el médico que nos atiende en los hospitales por un robot multifuncional que mide los parámetros vitales, inyecta medicamentos, conversa con los pacientes y hasta es capaz de darnos la mano cuando lago nos duele.

Ya han comenzado con cambios menos bruscos, como reemplazar al no siempre amable caballero que nos carga el combustible y nos escanea los productos en el súper y, aunque el avance tecnológico nos resulta fascinante y muy útil, creo que nadie se ha sentado a a pensar detenidamente que pasará cuando se nos vaya la olla con el temita y terminemos celebrando matrimonios entre androides y humanos (que ojo ya hay eventos muy parecidos).

O como en la película  “el precio del mañana”, donde la moneda de cambio ya no es el dinero, si no el tiempo de vida. Parece ilógico y casi imposible de alcanzar, pero les recuerdo que hace unas décadas también parecía imposible que pudiéramos hablar de manera inmediata con una persona al otro lado del mundo, solo con un celular. Los tiempos, y las tecnologías, han cambiado. 

Quizás si hay algo que me tranquiliza, medianamente al menos, es saber que en mi sector aún no somos del todo reemplazables. Escribo estas líneas a la carrera, a las dos de la madrugada, en un turno noche en la UCI. Realmente es muy probable que llegue el día en que el trabajo que hacemos aquí lo pueda hacer, casi en su totalidad, un robot, pero es poco probable que ocurra durante los años laborales que me quedan. O tal vez no. No debería cantar victoria, de cualquier manera todos los sectores están actualmente amenazados por el avance de la tecnología.

Y no solo los trabajos, si no también las relaciones. 

No deja de llamarme la atención lo fácil que nos ha resultado reemplazar el contacto humano con pantallas brillantes, stickers coloridos y tonos de mensajes. Ya hasta las llamadas nos resultan agobiantes y preferimos simplemente enviar un audio, consolándonos en que de igual manera se escucha nuestra voz, por ende la comunicación es mas “personal”. Que sigue? Las citas románticas por zoom? A lo mejor Tinder desarrolla un apartado donde puedes cenar con alguien sin salir de la comodidad de tu casa. Y los repartos a domicilio han evitado, satisfactoriamente, que salgamos excesivamente de nuestras casas, volviéndonos más ermitaños cada día que pasa. Y las tarjetas han desplazado al efectivo, aunque hoy en día las ha puesto en peligro el teléfono móvil, que es altamente probable que en un par de años termine incrustado con un chip en nuestras manos o brazos, para hacerlos aún más portátiles, si cabe.

Es un tema sin fin, pero un tema que me cuestiono a diario y del cual he sacado algunas ideas buenísimas para mis novelas, que espero puedan disfrutar pronto en sus casa, a través del dispositivo que prefieran.

Y ustedes? Se han llegado a plantear algo parecido o no suelen leer tanto de estos temas?

Los leo de vuelta!

6 thoughts on “Black Mirror

  1. Waldo Zepeda Avila dice:

    Hola Flavia, es terroríficamente cierto lo que tú planteas, cada día la tecnología va creando más cesantía y no se ve que disminuya o detenga su avance. Mi única esperanza es que nunca reemplace el amor y el romanticismo entre las personas porque ahí sería el fin de la humanidad

    1. Flavia Reveco dice:

      Es mi esperanza también, y a través de mis historias busco generar esa reflexión. Hay cosas básicas que, como seres humanos, no debemos perder.

  2. Ivan dice:

    Totalmente de acuerdo. Quizás no ocurra en nuestra generación (laboralmente activa), pero sí pronto. En todo sentido, incluyendo el sentimental o lo “desechable” de las relaciones. Nos condiciona incluso a ser más impulsivos / erráticos en muchos sentidos. When emotions are high, rationality is low, and poor decisions are made…
    Muy buen blog! Esperamos todos tus novelas!.

    1. Flavia Reveco dice:

      Sí! Totalmente de acuerdo. Y actualmente estamos inmersos en un medio que nos conduce inconscientemente a ser presos de nuestra emociones! Un abrazo y pronto se vienen novedades!

  3. Jenny dice:

    Srta flavia. Una gran profesional una gran persona.
    Siga igual sita nunca cambie su forma de ser.
    La extraño un montón…
    Atte una fiel admiradora de su persona. :* 🙂

    1. Flavia Reveco dice:

      Gracias Jenny por tu apoyo! Es tremendo para mí saber de todo el cariño que me rodea! Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.